Entrevista de Hemingway a Mussolini

“La simplicidad (que no es simplismo) es un grado superior de la comunicación, y no uno inferior. En esa dificilísima claridad late el genio.”

  A sus jóvenes 22 años Ernest Hemingway entrevistó a Benito Mussolini y publicó la nota para “The Toronto Daily Star”, diario canadiense con el cual colaboraba en esa época. Poco después en ese mismo año Mussolini tomó el poder guiando a las camisas negras fascistas. Una joyita que quise compartir porque considero tiene gran valor periodístico  por la calidad del entrevistador y la trascendencia histórica del entrevistado. 

MEDIO MILLÓN EN EL PARTIDO FASCISTA

 images

Milán. 24 de junio de 1922.

Benito Mussolini, jefe del movimiento fascista, está sentado ante su mesa en la mecha del gran polvorín que ha extendido por toda la Italia central y septentrional y acaricia de vez en cuando las orejas de un cachorro de galgo ruso, parecido a una liebre de orejas cortas, que juega con los papeles que hay en el suelo en torno a la gran mesa escritorio.  Mussolini es un hombre corpulento de rostro moreno, frente alta, labios de sonrisa lenta y manos grandes y expresivas.

-Los fascistas ya alcanzan el medio millón – me dijo -. Somos un partido político organizado como una fuerza militar.

Hablando lentamente en italiano y eligiendo las palabras para asegurarse de que yo las entendía todas, añadió que los fascistas tienen doscientos cincuenta mil miembros organizados en escuadras de Camicie Nere, o camisas negras, que son las tropas de choque del partido político.

-Garibaldi tenía camisas rojas – sonrió, con un gesto de disculpa.

– Nuestra intención no es oponernos a ningún gobierno italiano. No estamos en contra de la ley – explicó Mussolini con palabras cuidadosamente acentuadas, apoyado en el respaldo de un sillón de redacción y prestando énfasis a sus argumentos con sus grandes manos morenas-. Sin embargo –añadió con cuidado y lentitud-, tenemos la fuerza suficiente para derribar a cualquier gobierno que intentara oponerse a nosotros o destruirnos.

– ¿Qué hay de la Guardia Regia?- pregunté (La Guardia Regia es la fuerza del sur de Italia, organizada recientemente por el ex ministro Nitti para mantener la paz en caso de guerra civil).

– ¡La Guardia Regia no luchará nunca contra nosotros!  – exclamó Mussolini.

Ahora bien, esta situación exige cierto examen y comparación. La plataforma fascista es de un conservadurismo extremo. Imaginemos al partido conservador de Canadá con doscientos cincuenta mil hombres armados, como “un partido político organizado como una fuerza militar” y con un líder que declarase que tiene la fuerza suficiente para derribar a cualquier gobierno liberal o de otro signo que pudiera oponerse a él. Es todo un cuadro, ¿verdad? Imaginemos al mismo tiempo que se ha creado una fuerza especial de policía militar para impedir que los conservadores luchen en las calles con los liberales, y tendremos un buen ángulo de observación de la actual situación política italiana. Mussolini ha sido una gran sorpresa. No es el monstruo que se ha descrito. Su cara es intelectual, la cara típica de bersagliere, con su forma grande, morena y ovalada, ojos oscuros y labios de expresión lenta. Se suele describir a Mussolini como un “socialista renegado”, pero al parecer ha tenido una razón muy buena para renunciar al partido.

Nacido hace treinta y seis años en la Romaña, en una pequeña ciudad llamada Foli, inició su existencia en un hervidero revolucionario. La revolución de 1913 tuvo lugar cerca del lugar de su nacimiento; fue la revuelta de los “pelucas rojas”, en la que Malatesta, el famoso anarquista italiano, trató de instaurar la república. Mussolini empezó su carrera como maestro de escuela cuando aún no tenía veinte años. Se pasó al periodismo e hizo su primera aparición importante en Trento como asociado de Cesare Battisti en la Libertá. Cesare Battisti fue el italiano capturado y herido por los austriacos cuando era oficial de los Alpini y colgado en el castillo de Trento porque había nacido en la parte de Italia ocupada por los austriacos.

Cuando estalló la guerra en 1914, Mussolini era redactor jefe de Avanti, el diario socialista de Milán. Trabajó para Italia, pronunciándose con tanto ardor a favor de los aliados, que la dirección del periódico prescindió de sus servicios y entonces Mussolini fundó su propio diario, Il Popolo d´ Italia, para expresar sus puntos de vista. Invirtió en la empresa todo su dinero, y en cuanto Italia entró en la guerra se alistó como soldado raso en el cuerpo de choque de los bersaglieri.

Gravemente herido en la lucha de la altiplanicie de Carso y condecorado varias veces por su valor, Mussolini, patriota ante todo, vio cómo una oleada de comunismo, que en 1919 se extendió por todo el norte de Italia, amenazando todos los derechos de propiedad privada, arrebataba a Italia todo cuanto él consideraba los frutos de su victoria. Para protestar contra esto, organizó las tropas de choque fascistas o anticomunistas. La historia de sus actividades durante los dos años siguientes ha sido contada muy a menudo.

Ahora Mussolini manda una organización de quinientos mil miembros que comprende a hombres de casi cualquier oficio en Italia, varios centenares de miles de trabajadores opuestos al comunismo, que se han vuelto hacia los fascistas como una fuerza armada que podría hacer algo por ellos. Así, el fascismo entra en una tercera fase. Primero fue una organización de contraatacantes de las manifestaciones comunistas, después, un partido político, y ahora un partido político y militar que alista a los trabajadores de Italia e invade el campo de los sindicatos. Ya domina Italia desde Roma hasta los Alpes.

Y ahora la pregunta es: ¿qué piensa hacer Mussolini, sentado ante su mesa del Popolo d´Italia, acariciando las orejas del cachorro galgo ruso, con su “partido político organizado como una fuerza militar”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s